viernes, 21 de agosto de 2015

NENECO

Era clásica tu confusión con las palabras, verte orgulloso de haber salido de situaciones embarazosas aunque el "remedio" hubiera sido peor que la enfermedad, típico de vos ese gestito de inocencia que imprimías cuando intentabas dar explicaciones; también se volvieron típicas tus ausencias de algunos espectáculos porque el cuerpo te andaba jodiendo...

¡Qué carisma, loco! Eras el favorito de mucha gente, según algunos el más divertido; no sé, siempre que te veía aparecer en escena era cosa de esperar lo inesperado. El dúo Ramírez - Murena que hacías con Marcos,característico de los más recientes espectáculos,   nos ha regalado los diálogos humorísticos más geniales de los últimos tiempos.

Hoy te nos fuiste Danielito, ya no te veremos sobre el escenario tocando el bass pipe a vara, tan tuyo, o escuchar tu impecable voz de barítono, tocará recordarte nada más, ver los vídeos, alegrarnos con tus ocurrencias. Hubiéramos querido que alguna vez nos presentes a Ester Píscore de García el griego.

Adiós Neneco.




jueves, 4 de septiembre de 2014

EL SOUNDTRACK DE MI VIDA

Hoy te fuiste, no hace 4 años cuando te dormiste profundamente para no volver a despertar, te fuiste porque te llevaste la última esperanza, porque hoy es cuando sé que ya no eres parte de este mundo...

Y quizás nunca lo fuiste, tu genio así lo dice, así nos lo cuenta con cada letra y cada nota que compusiste, me enseñaste que la belleza de la música no es ningún mito, con tu ecléctica poesía y armonía describiste paisajes sonoros y visuales que llenaron el alma de casi todos los que supieron de ti; los que no te comprendieron ¡allá ellos!

Lo que debo decir de ti con respecto a cómo impactaste mi existencia desde ese 6 de marzo del 87 cuando te escuché por primera vez, parafraseando a Jonathan Davis y con su permiso, compusiste el soundtrack de mi vida.

Hoy, 4 de septiembre de 2014, fecha que en adelante recordaré con mucha tristeza, solo me queda decirte ¡GRACIAS Y ADIÓS, MAESTRO!


miércoles, 18 de junio de 2014

MIS ÍDOLOS FUTBOLÍSTICOS

Fútbol, pasión sagrada, desde que tengo uso de razón vi mi vida a través de un balón. Mi primer recuerdo en un estadio data de una mañana de 1981, aquella en la que un doblete de Paulo César serviría para el triunfo de la Liguita querida, 3x2 sobre Barcelona. Eso lo vi en vivo, pero a lo largo de mi futbolera existencia surgieron jugadores grandiosos, a los que podía ver solo en TV pero marcaron a fuego su maestría en las preferencias de este llamingo ecuatorianoso. Estos fueron y son, en orden cronológico, los fantásticos futbolistas que más he admirado (y, en algunos casos, idolatrado) al verlos pisar el césped de un estadio:

1.- ARTHUR ANTUNES COIMBRA “ZICO”



Mundial de España 82, vagos recuerdos de un infante graduado del kínder, el 10 en la espalda de una camiseta amarilla, un golazo de tiro libre, otro por ahí de tijerita, pases magníficos y dominio excelso del balón. La impotencia al ver sucumbir a esa máquina de fútbol que era el Brasil de Telé Santana ante un asesino del área llamado Paolo Rossi, así empecé a admirar a Zico, extraordinario futbolista castigado por una generación sin título mundial, algunos le decían el Pelé Blanco…

Cuatro años más tarde lo vería en México, saltando al campo de juego después de una larga recuperación de una lesión de rodilla, Brasil veía en él a un salvador en el durísimo partido de 4tos. de final ante Francia, la cosa iba 1-1 hasta que 4 minutos después de que el 10 entre al campo, el árbitro pita un penal para Brasil, quizás el idóneo para ejecutarlo era Sócrates pero la orden del técnico era que cobre Zico; lo falló, Bats tapó su tiro. En la definición por pénales sí anotó, pero no sirvió, así se fue de los mundiales mi primer ídolo futbolístico.

2.- MICHEL PLATINÍ



Nada que ver el señor de abultada humanidad y corbata floja que ahora contemplamos sentado en las tribunas como presidente de la UEFA, con aquel flaco talentoso que hacía lo que quería con el balón. Era 10, era 9, era 11 y hasta 7, funcionaba en cualquier posición ofensiva, siempre con elegancia, categoría y efectividad. Ganó 3 veces seguidas el Balón de Oro.

Fue el líder de ese mítico equipo francés de 1982 que a punto estuvo de pasar a la final, de no ser por los casi invencibles alemanes conducidos por Rummenigge. En México, notable fue el paseo que su equipo le dio a Italia en octavos con dos goles suyos,  además derrotó por primera vez el arco del invicto Brasil en el partido que ya mencioné. La definición por pénales le deparó un famoso disparo a las nubes. Se retiró al año siguiente, según dijo, porque ya no hallaba placer en lo que hacía, claro, lo hizo todo.

3.- JÜRGEN KLINSMANN



Aunque no lo crean, hubo una época en que acá pasaban en TV abierta y en directo, los partidos de las dos ligas más importantes de entonces: la italiana y la española, igual los de la Copa de Europa (ahora Champions League); así conocí y me enamoré del famoso Madrid de la Quinta del Buitre y, en un partido jugado en Nápoles empecé a idolatrar al Nerazzurro gracias al que marcó un Hat-Trick ese día: Jürgen Klinsmann.

Delantero potente, pero no por eso torpe con el balón, corría la cancha de una manera espectacular, o siempre recibía solo o arrastrando marca dejaba libres a sus compañeros. Lo vi campeón en Italia 90 junto a sus compadres del Inter, Matthäus y Brehme. En Estados Unidos era ya el líder de su selección y su estilo de juego cambió para mejor, era casi un media punta disfrazado de 9, asistía, anotaba, cargaba con la responsabilidad ofensiva de su equipo. El 98 en Francia como capitán de la Mannschaft nos brindó sus últimos destellos de fútbol. Un grande.

4.- GABRIEL OMAR BATISTUTA



Creo que nunca he seguido tanto a un futbolista como lo hice con el Bati, desde que lo conocí en la Copa América del 91 en Chile donde fue goleador, gracias a él me hice hincha de Argentina, se fue a la Fiore (cómo no te fuiste al Inter, Bati); fue nuevamente campeón de la Copa América en nuestro país, él hizo los dos goles en la final. En las eliminatorias fue el goleador de su equipo, hizo dos goles en el repechaje contra Australia; en su debut mundialista hizo un Hat-Trick. Era un delantero temible.

Su olfato de gol era era impresionante, milímetro de espacio que le cedía la defensa era gol, excelso pateador de tiros libres, con potencia en sus inicios, luego la colocación al ángulo se convirtió en su sello. El Emperador de Florencia se mudó a Roma para ser campeón, al final pasó por el Inter en una época que ya no era para él. No podré olvidar jamás sus lágrimas en el banco de Argentina en el mundial del 2002, cuando el empate contra Suecia los dejaba fuera de la Copa, casi lloré con él. Gracias Bati por tus (muchos) goles.

5.- DENNIS BERGKAMP



La Eurocopa del 92 en Suecia fue especial para mí en muchos aspectos, por los horarios alcancé a verla casi completa, los campeones vigentes de Europa ya no tenían a Gullit, Van Basten llegaba en baja forma, Koeman aún chuchaqui por su gol en la final de la Champions, alguno tenía que salir a salvar los muebles, resultó ser un jovencito delantero del Ajax, delicioso dominio de balón y letal definidor, Dennis Bergkamp.

Famoso por su miedo a volar, que le valió el apodo de ‘Non-Flying Dutchman’, el hecho  verlo tomar el esférico daba para formularse mil teorías sobre con qué maravilla saldría. En Estados Unidos confirmó su nombre en la lista de figuras mundiales; se fue al Inter donde no le fue tan bien, sería en el Arsenal donde se consagraría, ídolo de los Gunners y de la Naranja Mecánica, es mítico el gol que le hace a Argentina en Francia 98, por la maestría que implicó toda la maniobra. Se retiró en el 2006 dejándonos una colección de goles y jugadas que deberían guardarse en un museo.

6.- ZINEDINE ZIDANE



El heredero de la magia de Platiní, la multiplicó con creces; muchos expertos lo califican como el “Quinto Elemento” del fútbol mundial (junto a Maradona, Pelé, Cruyff y Di Stefano). La elegancia y efectividad como marca de la casa, sus dos goles en la final contra Brasil lo consagraron, se convirtió en uno de los “Galácticos”, dándole al Madrid la novena corona con su golazo en la final de la Champions 2002.

Llegó lesionado al mundial de ese año y no pudo evitar la debacle de su selección en la competencia asiática. Sería en el 2006 donde demostraría por última vez todo su talento. El fútbol le debe una grande por no permitirle retirarse como se merecía, la historia marcará como su última jugada el cabezazo a Materazzi. Aún así, Zizou estará por siempre entre los más grandes del balompié.

HONROSAS MENCIONES

Tal vez no han sido mis máximos ídolos, pero estos cuatro futbolistas se han movido a través de su carrera entre mis más sinceras preferencias:

ENZO FRANCESCOLI.- El “Príncipe”, extraordinario futbolista, ídolo de River y de Uruguay, maestro en toda la extensión de la palabra.

RAÚL.- Madridista por excelencia, uno de los más letales goleadores que han existido, si alguien faltaba en la foto de la final de Sudáfrica, era él.

STEVEN GERRARD.- El mediocampista más completo que he visto, puede con todo, marcar, recuperar, asistir, armar y anotar goles. Una máquina de fútbol.

GONZALO HIGUAÍN.- Cómo no recordar el doblete que le hizo a Boca el 8 de octubre del 2006 en el monumental, eso le valió para ser transferido al Real Madrid, donde no tuvo todo el reconocimiento que se merecía. Gran goleador, pero que no se le ocurra irse al Barcelona…

Estos son los míos, y los tuyos?

sábado, 10 de mayo de 2014

EL CINE Y YO (I)

Advertencia: texto largazo, si no le interesan las cojudeces que escribo, favor remitirse a Youtube a ver vídeos de Daddy Yankee. LOL

Mi pasión por el cine es inconmensurable, amo todo lo referente al séptimo arte, aunque debo aceptar que, sin llegar a ser novelero, mi cinefilia no llega a ser especializada ni exuberantemente crítica; aún esperando el momento en que el tiempo me sobre, no me veo devorando todavía la obra de Bergman, Buñuel o Terrence Malick. Lo mío por ahora es el cine contemporáneo y hasta semi comercialón. Se darán cuenta en las próximas líneas que, mis primeros devaneos con la pantalla grande se dan con exitazos de taquilla, bien lejanos de lo que los críticos aprecian en una obra, pero que marcaron profundamente mi rol entre los espectadores.

No sabría decir ni el sitio (probablemente el Teatro San Gabriel), ni mi edad (tal vez 3 o 4 años), hasta dudaría de quién me llevaba (mi mamá, mi tía o ambas), pero en la previa recuerdo el inmenso cartel de los tantos que había en San Blas en ese entonces en el tramo entre el cine Alhambra y el Banco Central, y la réplica más pequeña que vi en la entrada del teatro arriba semi mencionado, de un hombre  de traje azul y capa roja surcando los cielos. Ni más faltaría decirles que poco recuerdo de las películas, porque eran la primera y segunda parte en función continua, salvo por dos escenas que se marcaron a fuego en mi memoria: el Hombre de Acero sosteniendo un helicóptero en una mano y a su eterno amor en la otra; la segunda, el General Zod haciendo volar gente y autos con un ligero soplido. Años pasaría para que me entere de la trama de ambos filmes. Por esas mismas épocas, no sé si antes o después de mi aventura en Metrópolis, iría a ver a mi otro ídolo de ese entonces Chespirito, en una grandiosa historia futbolística (I y II para variar).


 Así era el cartel que vi en San Blas

 A los 5 (eso sí lo recuerdo), iría con papá a ver mi primera película con algo de criterio para “seguir” la trama; fue en el teatro Benalcázar donde me dejaría subyugar por la lucha de unos prisioneros para escapar durante un partido de fútbol, el arquero era Stallone y el delantero estrella O’ Rei Pelé. Andando el tiempo un amigo de mis tíos nos llevó al estreno de “Las Aventuras de Enrique y Ana”, mejor no opino al respecto.



                                   Tapó un penal a los 94', el negro le quiere muchar
  
El hecho de que mis papás trabajaran hacía que mamá encuentre comodines en mis tíos para llevarme a los estrenos de la época, en ese aspecto yo era muy exigente. Así fue como vi al extraterrestre más famoso de la historia realizar una llamada a larga distancia intergaláctica. Y una tarde de 1983, en el Capitol, se grabaría en mi cabeza para siempre, en modo de maratón I, II y III, la historia de un boxeador de Filadelfia, que se convertiría junto con el Hombre de Acero, en mi más grande héroe cinematográfico de todos los tiempos. El que pregunte quién es, no tuvo ni infancia ni vida.


Caaasa.... Teléééfono....

En los dos años siguientes ya tenía plena conciencia de lo que veía, así fue como una tarde y noche llegamos retrasados con mamá al Metro para ver Superman III y ella me propuso que en la función continua viéramos el inicio que nos habíamos perdido. Demás está decirles que le hice berrinche porque me quería quedar a ver el resto de la película otra vez, no lo logré.“Los Gremlins” en el Rex con mis viejos, “Una aventura llamada Menudo” en el Alhambra con ellos mismos, en el Bolívar vería con mamá dos historias: un nerdazo que, entrenado por un japonés veterano de la WWII, llega a convertirse en campeón de karate y quedarse con la peladota, y la otra de un no tan nerdazo (ni siquiera nerd, medio loser pero no nerd), que mete las de andar cuando regresando en el tiempo hace que su mamá se enamore de él (grandiosa aventura edípica).


El nerdazo vs. el ídolo de Barney Stinson


Edipo en versión Zemeckis

 En ese mismo año 85 veía una noche la TV con mis viejos, en comerciales sale un anuncio de un tipo barbado levantando con polea un montón de rocas y luego un tipo rubio e inmenso mirando hacia abajo diciendo "If he dies... he dies." Tenía que ver esa película. Un domingo, probablemente septiembre de 1985 nos apersonamos mamá y yo en la inmensa fila que había en las afueras del Cine Rumiñahui; esa vaina no se movía, nos fuimos al Teatro Quito, ni siquiera había entradas; con paciencia franciscana volvimos a la fila del Rumiñahui y ya estaba anocheciendo cuando logramos entrar. Fue inolvidable e impactante para un chamo de 9 años ver como un chiquito le tumbaba a un mudote (lo que me serviría para tostarle a un mudote más mudote que yo en 2do. Curso, porque yo no era chiquito).

                                      

Ahora te saco la p... maldito yankee

Por esa época empezaron a aparecer los sistemas caseros de reproducción. Antológico fue cuando una de mis tías se compró un Betamax y pasé todo un fin de semana repitiéndome con mi primo Rocky III y Peter Pan. Con él mismo fui a una función en la Escuela Espejo donde proyectaban “Masters of the Universe”, con ese Skeletor del final que viéndolo ahora da vergüenza ajena. Sería en el 88 que iría a ver como masacraban la mitología de Superman con una película por demás ridícula. En el 89 al nerdazo karateca le dan una pisa pero vuelve a ganar el título.

En el año 90 mis papás compraron un VHS, con el obvio descenso de la frecuencia con la que visitaba las salas de cine. Cuando tenga chance les cuento el resto.

PD: En próximas entregas, como conocí a tu padre (Kubrick, Lynch, etc.)

martes, 19 de febrero de 2013

Y SIFF, YA TENEMOS PRESIDENTE


Realmente me parece un pecado pararle bola a los tiempos al blog para hablar de un tema político, pero la coyuntura me parece que lo amerita. Una vez terminada la última "fiesta de la democracia" que vivimos, voy a exponer mi punto de vista con respecto a la tercera vez que Rafael Correa aparece primero en los comicios.

En la elección del 2006 me parece que su victoria fue legítima puesto que captó con su carisma la decepción política que venía arrastrando el pueblo ecuatoriano tras tres derrocamientos a mandatarios de turno que no pudieron sostener su cargo ya sea por desequilibrios mentales, compromisos excesivos o simple y llanamente una inmensa ineptitud. Correa fue la cara visible del proyecto político de Alberto Acosta (que tiene el mismo carisma que un clavo), basado en un discurso de extrema izquierda que, ya se sabe, es un blockbuster en las mentes que se dejan arrastrar por la novelería.

 Mírame bonito, compañerito, si no vas preso

Ya en el poder, el señor Correa le puso su toque al modelo de gobierno que se inauguraba, tomando "prestaditas" algunas prácticas de la pomposa revolución bolivariana ideada por el sacrosanto comandante Chávez Frías, como atiborrar el espectro televisivo con cadenas para que le estemos viendo su amplia y blanca sonrisa y sus transformaciones estilo Hulk o armarse una constitución a la medida de sus desinteresadísimos propósitos. Barrió con el Congreso y le cambió el nombre a Asamblea, como para que no nos demos cuenta que era la misma pendejada. Ya con la carta magna de color verde agua y márgenes azulitos, y con todos los poderes del Estado en su mano suave y lisa (saben el resto de la rima, no?), empezó a hacer y deshacer a su gusto y conveniencia, convocó a nuevas elecciones para que quedara en nada el par de años que ya llevaba de Presidente, eso sí, dos años eran también los que ya llevaba en campaña electoral. 

Estuve ingresando datos en una de las famosas juntas intermedias, era evidente, actas con 900 votos para una lista, en mesas de 200 electores, los encargados decían que esas actas se ingresarían corregidas más tarde, ¿explico o ya está claro? Resultado: una sola vueltaaaaaa, una sola vueltaaaaaa. Y vino más revolución, y llegó el 30 de septiembre de 2010 donde se fingió secuestrado, y el periodismo de investigación empezó a ser perseguido, y el apuesto caballero que nos gobierna lanzó demandas ultra millonarias - con Corte propia -, y asomaron por ahí los escándalos de corrupción, y la híper inseguridad que vivimos, que no la provocó este gobierno pero es su responsabilidad combatirla (hay gente que justifica esto diciendo que en otros lados también roban o matan), y apareció el comecheques, y llegó lo del primo (Pedrito, te esperamos con cariño), y la tesis con la que se graduó toda una familia, y el Rincón del Vago... De lo que medio me acuerdo ahorita.

Y? qué mismo? tiene o no tiene montura la bici?

El 17 de febrero se vendrían nuevas elecciones, un candidato con propuestas concretas y sobrio talante, alabado en su momento por el propio Rafael Vicente, fue víctima de una de las campañas más sucias si no la más, en la historia reciente. Era obvio que el primer lugar sería para Correa, el populismo genera fanatismo, lo que impide a sus seguidores ver los graves casos de corrupción y, en consecuencia, todo todititititititititito sería para él, el tipo tiene arrastre, además muy difícil vencer 6 años continuos de campaña, con todos los recursos del Estado a su favor, y el CNE en su bolsillo. Al menos que se llegara a segunda vuelta para ahí ver cómo mismo es la cuestión. El 56% de los votos fueron para el chico de moral alternativa, me dije "¿tanto ciego hay todavía en el Ecuador?". Sí, toda la maquinaría del Estado para desacreditar a los críticos con pensamiento propio, que sí se dan cuenta que esto anda mal, o mejor dicho, anda bien en apariencia, todo eso enceguece a la fanaticada. 

Una vez más me convencí de que el mashi no quiere plata, que lo único que desea es perpetuarse en el poder (por más que diga que no) debido a su megalomanía latente, una segunda vuelta hubiera puesto en peligro su status de mandamucho, entonces había que amarrar la balsa. Dádivas y asfalto es lo que se nos vienen estos 4 años, la plata sale del petróleo y de...... de ningún otro lado. Nada de eso importa, no hay diversificación de la generación de divisas, no importa, impuestos exagerados para tratar de sustraer fondos e incrementar las arcas fiscales, no importa, háblame bonito o si no vas preso, no importa. Puteada semanal con música de charango de fondo, viva la revolución, obras sobredimensionadas debido al excedente petrolero, viva la revolución, los que no votan por nosotros también son ciudadanos (hacía falta aclararlo?), viva la revolución.

Solo una última puntualización, según el último dato de abstencionismo, son 4'846.914 empadronados (41%) que no acudieron a las urnas, más los nulos y blancos, hagamos la comparación ¿hablamos de una mayoría verdadera? Resta esperar que estos 4 años que vienen, Correa haga todo lo contrario de lo que ya ha hecho, para el bien y el progreso del país.

miércoles, 18 de julio de 2012

ALEJANDRA

Recuerdo la primera vez que te vi, llorabas de frío, de hambre, de amor... Enmarcada en blanco, con tan solo una ligeras prendas color sodio. Los reproches de tu madre retumbaban en mi cabeza pero solo para enfatizar mi pena como paso previo a una alegría inmensa, el más claro de todo el tropel de emociones que se amontonaban en mi mente.

Recuerdo mi vista nublada de un momento a otro, sí, eran lágrimas, lágrimas que no pude contener y no eran para acompañar tu llanto, eran para desfogar el sentimiento que amenazaba estallar en mi pecho, eran para escribir en mi rostro una historia que solo tú podrás descifrar algún día. Y te tuve en mis brazos, y llenaste mi vida.

Y empezamos este camino Alejandra, llegaste y te convertiste en la dueña de mis pensamientos. Tal vez solo pueda hallar en el futuro un momento más feliz que cuando te conocí: cuando de tus labios salga la palabra Papá!!!


viernes, 27 de enero de 2012

10 AÑOS ATRÁS

Volví para contarles un cuento...

Recién entradito a mi alma máter, yo era un tipo hecho el serio como toda la vida, me hice de algunos panas en el curso, o mejor dicho se hicieron mis panas porque hasta para eso me hacía el estrecho. Llegaron los primeros chupes, las primeras guitarreadas -venía yo con un postgrado de "Músico fogatero" en la Poli-, y tocó hacerse conocer. Entre toda esa caterva de borrachos, encontré a un par de locos que le hacían al folklore, uno era un auténtico maestro especializado en charango y el otro (patiño del charanguista) le hacía a la guitarra con más ganas que virtudes. Me acordé entonces de mis épocas de segundo curso cuando me hice hincha a muerte de los Kjarkas. Yo? Dizque cantaba.

Entre tanto convite social nos dimos cuenta de que sonábamos alhaja tocando juntos, había ya un vocalista en el proto proyecto de grupo folklórico, así que para un evento de fiestas de Quito en la U, como los que organizaban eran panas, nos metieron en el programa. Yo entré como segunda voz y segunda guitarra; no nos fue mal. El proyecto de grupo empezó a despegar y, más aún cuando decidimos entrar a un concurso, quedamos segundos. Ya era inevitable el grupo, como inevitable fue la decisión del "charanguista director" de deshacerse del vocalista inicial por desafinado, entonces salté a la titularidad, así que seguí trabajando con la misma mística para que el profe me siga dando la oportunidad.

Ya había que incorporar más personal, sin casting entraron el primer vientista (no se trata de desórdenes digestivos) y el percusionista; tocábamos con bombo prestado que un día fue víctima de los primeros afanes musicales de mi hermano y acabó con el cuero partido al medio, lo devolvimos acusando a la escasa calidad del material, así que la primera adquisición del grupo como tal tuvo que ser un bombo a prueba de aspirantes, haciendo vaca lo logramos. Empezamos a tocar en eventos benéficos -peñas solidarias- de a gratiche, kermeses y fiestas en la U. Hasta a la radio llegamos, la Tarqui y la Central, emblemas de la AM, nos entrevistaron. Le gustábamos a la gente.

Los ensayos eran más frecuentes y exigentes, en la casa del director por supuesto. Empecé a trabajar en canciones propias, compuse unas cuantas. Nos lanzamos a la búsqueda de un segundo vientista, a este sí le hicimos casting en un bosquecito aledaño a la U (la última frasecita se puede prestar para las peores interpretaciones pero fue un casting estrictamente musical en un sitio poco ortodoxo para este propósito). Estábamos completos, seis sujetos hechos los artistas, y cada vez tocábamos más seguido, ya cobrábamos alguito, en los eventos benéficos ya nos daban para el taxi, intentamos grabar un demo con nuestros ahorros, salió malazo. Llegamos a la tele, nuestra música fue difundida en la señal de Telesucesos, que no pude ver porque en mi casa no cogía UHF. Nos conseguimos un representante que resultó ser tío de una ex pelada mía, nos estábamos dando a conocer en el circuito interparroquial: Minas, Nayón, Pomasqui y San Antonio fueron testigos de nuestros esfuerzos. Intercantonales también: Tambillo y Machachi nos vieron desfilar por sus escenarios. Una vez nos contrataron para tocar en Ibarra, ya éramos interprovinciales, y para dar más realce a la fama del grupo, se sintió la influencia de The Who y Guns n' Roses y nos botaron del hotel por escandalosos; chupamos mano a mano con Los 4 del Altiplano. Tocamos en el Ágora, así que puedo decir que pisé el mismo escenario donde han estado Cerati, Jaguares, Deep Purple y The Doors. Ganamos otros cuántos festivales, grabamos un disco que nunca salió a la venta, compuse el 60% de las canciones de ese material, la proyección era buenísima, ya el manager hablaba de irnos a tocar a España.

Recuerdo la última tocada, en el Consejo Provincial de Pichincha, el mismísimo "perfecto" provincial Ramiro González estuvo ahí (buena nota antes de hacerse pana del mashi), eso fue un viernes de enero del 2002. Luego de eso después de que se canceló un ensayo, nadie de nosotros volvió a llamar, no nos volvimos a citar, no volvimos a tocar. Sin ninguna razón el grupo se disolvió. Luego de terminar la U, no he sabido nada de ellos. Decidí entonces volcar mis energías a mi amor eterno: el rock, hice un grupo con panas que hasta ahora son mis panas tocando música que hasta ahora es mi música.

No tengo nada que certifique que alguna vez fui folklorista, ninguna foto de esa época porque pensé que duraríamos más que Los Kjarkas o los Rolling Stones y ya habría tiempo para las fotos, ninguna copia del disco que nunca salió a la venta, ya ni mi acuerdo de las letras de mis canciones y confío en que si las usaron en otro material por lo menos hayan puesto mi nombre, los instrumentos que compramos quedaron en la casa del director que nunca nos llamó para "liquidar". No importa, lo único que quisiera es tener las canciones en mi compu para oírlas de vez en cuando y una foto que nos tomamos en la Mitad del Mundo: todos sonriendo y con uniforme de parada.

Hace 10 años Inti Allpa dejó de existir

martes, 8 de noviembre de 2011

UN MOMENTO POR FAVOR...

Eso y un precario "Muchas Gracias" fue lo único que Steve Tyler dijo en español. No hacía falta nada más, para qué? Si con su música era más que suficiente.

El sábado anterior vi en vivo por primera vez a una banda perteneciente al Salón de la Fama del Rock. No hubo mucha espera, no hubieron apretujones (a general no más fui, no a VIP, ahí sí se sacaron la madre), tranquilito, solo con dos medias de Zhumir para 6 llamingos, preguntándome por qué se contrató a un DJ de 13 años que con sus gritos luego de hacer emputar a los presentes terminó por causarnos risa.

RockVox abrió la función, correcta la banda, sin deslumbrar pero sin decepcionar (salvo una versión medio pendeja de Light my Fire), y ahora empezaba la espera de verdad, hasta que los Chicos Malos de Boston salgan al escenario los 45 minutos se hicieron eternos. Se apagan las luces, un collage de imágenes en las pantallas, y al fin, Aerosmith a la cancha, 5 cuchos que en los setentas eran una máquina -por las drogas- y hoy lo siguen siendo -por las ganas-.



La primera falla de la noche, justo en la primera canción. El sonido pésimo, toda la potencia que cabía esperar de una banda de hard rock con 40 años de experiencia quedó a medias, el virtuosismo de los manes salvó la noche. Joey Kramer se mandó un solo de bataca fenomenal, por ahí se coló Tyler un rato, la empatía con el público crecía de a poco, tenían que sonar las baladas comerciales que los hicieron famosos para las nuevas generaciones a partir de los 90's, qué chucha!! yo también los conocí así. A partir de Jaded y aún más de Amazing el ambiente terminó por encenderse. El dominio escénico y el carisma de Tyler realmente son incomparables, las guitarras de Brad Whitford y Joe Perry son de dos estilos diferentes que hacen uno solo: ¡genial! Tom Hamilton en el bajo tan perfecto como siempre, de Kramer dos palabras: una bestia.

Perry cantó un blues, Tyler en la armónica y después volvió a meterse en la bataca, un piano blanco asomó el escenario, anuncio de algo inevitable, se venía Dream On, todo ya casi terminaba, todas sonaron, todas menos una: Hole in my Soul se quedó en el camerino.

No pude ver a Deep Purple, monstruos del rock por donde se mire, tuve que conformarme con ver a Aerosmith, je je, decir conformarme suena a soberbia, fue un auténtico banquete de rock con cubiertos sucios... por lo del sonido. Así esperando quizá podamos soñar con ver a otros genios, ya se me ocurrirán nombres, mientras tanto debo agradecer por tener chance de ver en vivo a las leyendas.

jueves, 27 de octubre de 2011

4 AÑOS DE LA EUFORIA

Una vueltita por el blog solo para recordar lo que hace 4 años vivimos, cuando era cerca de las 9 de la noche se apagaron las luces, y acordes de SI Mayor resonaban en todos los rincones del estadio, de la ciudad, del país, "Guayaquil Carajo!!!" gritó Gustavo, y empezamos 100 minutos de los más gloriosos de la música en Ecuador. Amo ser hincha de Soda!!!



miércoles, 14 de septiembre de 2011

LA ONDA RETRO

I'm back! I'm back! No, no me metió preso el mashi. Este blog fue deliberadamente abandonado gracias a la dejadez combinada con la falta de ideas (el entorno contagia), así que en vista de esto último les hablaré de lo primero que se me ocurrió en medio de un seminario de lo más aburrido (más aburrido que cadena sabatina, #mashistyle).

En los últimos años, gracias a un cóctel de 3 partes de reguetón, 1 parte de vallenatos, 1 cucharadita de tecnochicha y 3 pizcas de Disney-Nick stars, bebido copiosamente por el 90% de coterráneos, ha nacido un "movimiento" que las circunstancias han denominado "onda retro", ¿les suena? Es un grupo repleto de nostálgicos, adoradores de la música de antaño, gente que oscila entre los 25-45 años en su mayoría, unos porque en su niñez y adolescencia conocieron esa música, los menores por interés propio y/o porque el cóctel mencionado anteriormente les resulta como trago con metanol.










Ahora bien, esta onda viene acompañada de toda clase de exposiciones mediáticas: bares temáticos, bandas temáticas, programas específicos de radio y TV (viene poco al caso pero, cómo añoro "Materia Reservada" en la Planeta), fiestas "retro", etc., que forjan una tendencia a agrupar TODA la música de hasta mediados de los 90's como si de un solo género se tratara, mezclando ahí mismo el rock purista de Led Zeppelin con el pop rock de Fleetwood Mac de la etapa Buckingham y rematando con el pop ochenterísimo de Bananarama. Yo mismo, adorador del rock "clásico", siento una particular debilidad por el pop de los ochentas, porque crecí en esa época, oía en la Zaracay a Magneto (la banda, no el mutante), Bangles, New Kids on the Block, y unos años antes era medio fan de Menudo. El tiempo hizo su trabajo y asomaron Soda (bueno, desde antes), Queen, Toto, Caifanes, Fito, Charly, The Beatles, y otros más en mi horizonte.















Estoy casi convencido que esta corriente es más una válvula de escape a la actualidad musical. Hace rato que los hijos bastardos del Hip Hop y la cumbia han acaparado el espacio. Solo pocos alicientes provenientes del rock alternativo (U2 todavía está vigente) mantienen con vida a los melómanos. Lo único que espero es que este panorama no se mantenga como para que en unos 20 años, los bares retro que seguirán existiendo mezclen ahí mismo Korn, Rammstein, 30 Seconds to Mars y Milley Cirus.